Saltar al contenido principal
marzo 8, 2022

Cloud computing y la tecnología sostenible

La preocupación medioambiental y un modelo sostenible se ha convertido en uno de los grandes motores de innovación en las empresas. Conscientes del impacto de sus acciones, se están adoptando iniciativas que reduzcan las emisiones de dióxido de carbono, además de implementar políticas de RSC y compromisos de sostenibilidad empresariales.

Desde hace una década, el número de usuarios de Internet a nivel global se ha duplicado, y se espera que para 2022 el tráfico global se incremente unos 4,2 zettabytes por año. Las tendencias tecnológicas reflejan que una de las bases para una digitalización exponencial es la migración a la nube. Esto se traduce en que el entorno cloud se enfrenta a un gran desafío a la hora de seguir escalando la capacidad de computación y proveer un modelo más “eco-friendly” que reduzca las emisiones de carbono.

Te explicamos las razones por las que sumarse al mundo cloud son tan beneficiosos para el desarrollo de una empresa y la importancia que tiene para combatir el cambio climático.

¿Es el cloud computing bueno para el medio ambiente?

El cloud computing está transformando los modelos de muchas corporaciones, y cada vez son más las que se están sumando a esta infraestructura en la nube. Las ventajas de esta tecnología las hemos mencionado en otras ocasiones, como ahorro de costes en la inversión de infraestructuras, almacenamiento ilimitado, mayor flexibilidad, mejora de la seguridad, eficiencia, competitividad, etc. Y ahora se añade un beneficio extra, como es la sostenibilidad.

Según los últimos informes, se ha observado que muchas tecnologías no son todo lo limpias que podrían ser, y que incluso un 2% de las emisiones de CO2 y gases invernadero que se emiten diariamente a la atmósfera corresponden con las TIC. Sin embargo, en los últimos años se ha dado la vuelta a su uso y se han convertido en una herramienta fundamental para reducir las emisiones que ellas mismas y otras generan.

El cloud computing, además, se ha posicionado como una de las TIC más sostenibles y eficientes, suponiendo un ahorro que alcanza más de 59 millones de toneladas de CO2 y más de 200.000 millones de euros de ahorro para empresas anuales.

Al estar basada en un conjunto de recursos informáticos compartidos, permite reducir costes (hasta un 40%), además de reducir el consumo de energía y las emisiones provocadas por los métodos tradicionales de servidores y plataformas locales.

Por otro lado, permite gestionar de forma remota y centralizada los centros y oficinas, aunque se encuentren en distintos puntos geográficos. Se minimiza la necesidad de recursos externos, permitiendo el acceso de la nube desde cualquier lugar o dispositivo. Incluso, los Data Center cuentan con infraestructuras cada vez más eficientes e inteligentes, lo que facilita un uso más eficaz de las infraestructuras y el diseño de políticas avanzadas de ahorro energético. Se puede ver en un estudio de Google, el cual muestra que el uso de estos centros aumentó en torno al 550% entre 2010 y 2018, pero lo cantidad de energía consumida por esos equipos solo aumentó un 6% en ese periodo. Es decir, a medida que la industria se centra más en la nube, se sigue mejorando la eficiencia energética.

Cloud computing y sostenibilidad: Ejemplos

Las últimas cifras sugieren que las grandes empresas pueden reducir su huella de carbono por usuario hasta un 30%, mientras que las pequeñas lo hacen hasta el 90%.

Por ello, las compañías deben priorizar este enfoque orientado al Cloud para descubrir nuevas fuentes de innovación y crecimiento, además de favorecer la circularidad y fomentar productos y servicios más sostenibles. Son muchas las plataformas que ya existen para conseguirlo, y estas son solo algunos ejemplos.

Microsoft Cloud for Sustainability

Microsoft Cloud Computing es una nube especializada que ofrece a las organizaciones la capacidad de acceder a un conjunto de conocimientos completos, integrados y automatizados para acelerar el proceso hacia un modelo más sostenible.

Se basa en el principio de que lo que no se puede medir, no se puede mejorar. Por ello, para poder avanzar hacia el objetivo de Net Zero (cero emisiones netas), es necesario registrar y reducir de forma más eficaz las emisiones de carbono de cada organización.

Microsoft Cloud for Sustainability abre camino hacia un modelo más sostenible, transformando las empresas, acelerando el progreso y evaluando el impacto y huella medioambiental.

Microsoft Emissions Impact Dashboard

Microsoft Emissions Impact Dashboard es otra opción donde los usuarios obtienen una visión detallada del impacto de sus infraestructuras tecnológicas, además de conocer cuál sería su reducción mediante el uso de los servicios cloud en Azure.

La plataforma permite realizar un análisis detallado de los servicios que ya han desplegado en la nube, optimizando su uso para conseguir la máxima reducción de emisiones. Incluso posibilita el cálculo de las emisiones de Alcance 3, las emisiones indirectas y más difíciles de medir que se producen en toda la cadena de valor del producto, desde la obtención de las materias primas hasta el transporte y eliminación del hardware.

Cloud Computing y seguridad

Aún con relación con Microsoft Azure, hay muchas aplicaciones del cloud computing en materia de sostenibilidad, como esta solución eco-friendly aplicada a la gestión de entradas de una empresa de transporte marítimo.

Se trata de un proyecto que elimina el contacto físico entre los trabajadores de la empresa y los pasajeros en el momento del embarque. Se basa en un sistema óptico que aumenta la seguridad y garantiza el control de identidad de los pasajeros en tiempo real. Gracias a su plataforma cloud, se simplifica todo el proceso, además de dar un paso más allá en términos de sostenibilidad al poder prescindir de la necesidad de imprimir las tarjetas de embarque.

 

La nube se ha posicionado como una gran aliada en el camino hacia la sostenibilidad, gracias a ser una alternativa eficiente y viable en el desarrollo sostenible de negocios. No es la única, pues también se están desarrollando aplicaciones basadas en Blockchain para neutralizar la huella de carbono o la digitalización frente al papel para reducir residuos y mejorar procesos, entre otras muchas. Si quieres conocer más sobre tecnologías sostenibles para empresas, ¡no olvides suscribirte a nuestra newsletter!

Elena Canorea
Autor
Elena Canorea
Content & Copywriter

¿Ya te vas?

Suscríbete a nuestra newsletter mensual para estar al día de las últimas noticias, casos de éxito, novedades del sector y mucho más.

No mandamos spam y puedes darte de baja en cualquier momento.

Formulario de descarga

¡Gracias!