Saltar al contenido principal
noviembre 24, 2021

Qué son el low-code y el no-code y por qué te interesa aplicarlos en tu empresa

¿Sabes poco o nada de programación web? ¿Piensas que es necesario para contar en tu empresa con una gran página web u otros servicios digitales (aplicaciones, chatbots…), o que una gran cantidad de código ralentiza la entrega de estos? ¿Crees que eso es una piedra en el camino para tu negocio? No te preocupes: en este post te contamos qué son el low-code y el no-code y sus ventajas para tu compañía.

¿Qué son low-code y no-code?

Low-code

El low-code es un sistema de desarrollo de soluciones digitales de software con una cantidad mínima de código, muy sencilla de programar.

Según la consultora Gartner, el mercado mundial de tecnologías de desarrollo de low-code crecerá casi un 20% en 2023. En concreto, tendría un valor de 26.900 millones de dólares, un 19,6% más que en 2022. El impulso de la hiperautomatización ayudará a estimular estas herramientas hasta 2026. Según Varsha Mehta, Senior Market Research Specialist en Gartner, «las organizaciones recurren cada vez más a tecnologías de desarrollo de low-code para satisfacer las crecientes demandas de entrega rápida de aplicaciones y flujos de trabajo de automatización altamente personalizados».

No-code

Por su parte, el no-code es un sistema de programación sin código. Como el low-code, permite publicar con mayor rapidez páginas web, apps o chatbots. Además, es de fácil acceso y uso para empleados sin ningún conocimiento de programación, conocidos como desarrolladores ciudadanos, aunque también lo pueden usar y extender desarrolladores profesionales.

Plataformas low-code: características y ventajas

Características

  • Útiles tanto para grandes como para pequeñas empresas.
  • Reducen los plazos de desarrollo del software.
  • El proceso de diseño del software es muy intuitivo. Por ejemplo, mediante cajas que, arrastrando y soltando, permiten diseñar la home de una web o el camino de preguntas y respuestas de un chatbot de atención al cliente.
  • Muchas son plataformas en línea. Por tanto, no hay que instalar ni descargarse nada para diseñar.

Ventajas

  • Menor inversión económica para el desarrollo.
  • Eliminan la posibilidad de errores de sintaxis, aunque se puede añadir código de forma manual para una mayor adaptación o personalización.
  • Integración de otras tecnologías, como por ejemplo la inteligencia artificial y el procesamiento del lenguaje natural en chatbots.
  • Integración con la mayoría de productos comúnmente utilizados en las organizaciones.
  • Actualización más rápida, conforme surjan nuevas necesidades de mercado o el negocio cambie.
  • El desarrollo de software va más allá del departamento tecnológico de tu empresa y puede implicar a otros empleados. Esto, a su vez, ayuda al propio departamento de IT, porque se centra en otras tareas.
  • Ideal para abordar las necesidades departamentales de operativa que permiten aumentar la productividad.
  • En palabras de Varsha Mehta, «permite a las organizaciones alcanzar el nivel de competencia digital y la velocidad de entrega requerida para el entorno ágil moderno».
  • Las labores de mantenimiento son más veloces, ya que hay menos código que cambiar si hace falta.
  • Automatización de procesos. Por ejemplo, que alguien se suscriba en una newsletter a través de una landing page sencilla y que la dirección de correo electrónico se gestione en una base de datos sin intervención humana.
  • Capacidad de crear rápidamente soluciones de movilidad online-offline orientadas a First Line Workers.

Ejemplos y herramientas de low-code y no-code

Una clave en el desarrollo de software no-code son plantillas prediseñadas, que permiten tener en minutos una landing page o un chatbot sencillo para tu negocio. En este sentido, plataformas como Blogger y WordPress llevan décadas ayudando a los internautas sin conocimientos técnicos a tener su propio blog gratuito, gracias a unas plantillas a las que se pueden añadir elementos como widgets o plug-ins de forma muy intuitiva.

Este servicio y otros se pueden ampliar con planes de pago: en ciertas plataformas low-code y no-code, widgets, plug-ins u otras personalizaciones son accesibles a todos los usuarios mediante planes prémium.

Por qué debes apostar por el low-code y el no-code

Desarrollar aplicaciones, webs o chatbots no-code y low-code significa lanzar productos básicos más rápido, en un proceso que puede implicar a más departamentos de la empresa, más allá del tecnológico; por ejemplo, en automatizaciones que creen los compañeros de marketing y de atención del cliente. Con gran agilidad se puede tener un producto mínimo viable sencillo que prueben nuevas creaciones.

Las posibilidades del low-code y el no-code, en plataformas como Power Apps, son numerosas si quieres agilizar la digitalización o el desarrollo de software en tu negocio. Estás a solo un correo electrónico de aprovechar todas sus ventajas.

imagen para clicar y contactar con plain concepts

josé manuel blanco
Autor
José Manuel Blanco
Content Specialist