Saltar al contenido principal
enero 20, 2022

Web 3.0: La nueva revolución de Internet

Parece que la tercera “versión” de Internet podría estar más cerca de lo que pensamos, y viene con la promesa de descentralizar el control del contenido, habilitar nuevos procesos de IA, dar la bienvenida al metaverso o incluir las criptomonedas en su modelo principal de pago.

Analizamos sus características, sus pros y contras, la relación con sus sucesoras y si realmente tiene cabida en nuestras vidas. ¡Toma nota!

Qué es la web 3.0

La web 3.0 es la tercera generación de servicios de Internet que se centrará en la comprensión y análisis de los datos para proporcionar una web semántica. Su objetivo es el de crear webs más inteligentes, conectadas, abiertas y adaptadas a cada usuario.

Sin embargo, no hay una definición sólida de la web 3.0, pues aún no se ha implementado, y se basa es un ideario más que en hechos sólidos que se puedan analizar.

Web 3.0: características

Como decía más arriba, nos movemos en un ecosistema aún desconocido, pero si analizamos la transición y el desarrollo que tuvieron las dos primeras versiones, deberíamos esperar una década de transición entre la 2.0 y la 3.0.

Sin embargo, gracias al rápido desarrollo de las tecnologías en las que se basará la 3.0, podría afianzarse en un periodo menor. Se espera que cambie por completo la forma en la que se crean los sitios web y cómo las personas interactúan con ellas. Estas son sus principales características.

Web 3.0 Crypto

Es cierto que el blockchain y las criptomonedas se están introduciendo poco a poco en el modelo económico actual, y aún no se sabe a ciencia cierta cuando se integrarán hasta el punto de ser la divisa predominante. Sin embargo, en la web 3.0 se concibe como el método de recompensa para los creadores de contenido, dándoles un mayor peso a estos autores, los cuales recibirían un token cada vez que alguien accediese a su material.

Habrá una gran relación entre estas tres tecnologías, donde estarán integradas, automatizadas e interoperables. El proceso se concibe a través de contratos inteligentes y se utilizarán para potenciar distintas acciones, como transacciones, almacenamiento de archivos P2P resistentes a la censura o el uso compartido de aplicaciones. Supondría una revolución total a la forma en la que las empresas hagan sus operaciones, además de empoderar a los usuarios y creadores.

Inteligencia Artificial

Otra de las características principales de la web 3.0 es la “infusión” de IA en el proceso en el que Internet replica cómo los humanos acceden a la información. Esta versión potenciaría validar y entregar la información más rápidamente a los usuarios,

Metaverso

Si hablamos de futuro, la palabra metaverso es una de las primeras que se nos viene a la cabeza. Pues bien, esta nueva versión de Internet se podría integrar perfectamente con este universo virtual, permitiendo diseños 3D de sitios web, además de añadir dispositivos de IoT en su periferia.

Personalización y búsquedas inteligentes

En esta versión 3.0, la web “conocerá” a cada usuario, lo que le permitirá dejar atrás las miles de entradas que encontramos actualmente cuando realizamos alguna búsqueda. Ahora se adaptaría a cada persona, analizando los datos y personalizando los resultados.

Desarrollo de tecnología 3.0

Algo crucial para el desarrollo de la web 3.0 es la tecnología al servicio de crear un sistema más cercano a las personas, con programas inteligentes, asistencia de inteligencia artificial y semántica. Está avanzando a pasos agigantados, pero aún quedan avances para que puedan sustentar esta web.

Control de Datos Personales

La web 3.0 propone protocolos en los que los propios usuarios sean los que conserven sus datos y compartan los mínimos posibles. Este aspecto iría muy a contracorriente con empresas o redes sociales que utilizan la mayor cantidad de nuestros datos para saber nuestras preferencias de consumo u opiniones políticas.

Además, se propone que un modelo que no tenga ningún tipo de restricciones a la hora de publicar contenido. Esto, sin embargo, es un arma de doble filo, pues ayudaría a acabar con la censura, pero también la posibilidad de que se extendiesen las fake news o discursos de odio.

Ubicuidad

La web 3.0 hace que Internet sea accesible para todos en cualquier lugar y en cualquier momento, sin depender de la conexión en ordenadores o smartphones, apoyándose, en gran medida, en los sensores de IoT.

Diferencias entre web 1.0, 2.0 y 3.0

Si se implanta la Web 3.0, nadie espera que haya un corte brusco entre ambas, sino que será como la transición anterior, donde se fueron implantando cambios poco a poco. Sin embargo, vemos grandes diferencias entre unas y otras.

 

Web 1.0

La web 1.0, también conocida como «Static Web», era una red que permitía a las personas conectarse a una red, sin ir mucho más allá. Presentaba una interacción mínima a través de formularios de contacto o inscripción a boletines, todo a través de un discurso lineal de emisor-receptor.

Los usuarios no tenían la posibilidad de dar su opinión o hacer preguntas, además de encontrarse con un mayor control sobre el contenido. La podemos enmarcar aproximadamente entre 1989 y 2015.

Web 2.0

Con la web 2.0, conocida como Web Social, se dio un salto mayor a la versión anterior, con una extensión que permitía la conexión de personas con otras personas. En el momento en el que aparece esta extensión, los usuarios ganan protagonismo en foros, blogs, redes sociales, páginas de vídeos. Tuvo su impulso gracias a los avances en tecnología como Javascript, HTML5 o CSS3, lo que permitió la cosntrucción de plataformas web interactivas como YouTube o Facebook, las redes sociales en general y la producción de contenido generado por el usuario.

En cuanto al software de escritorio, este se transforma en una aplicación web y el contenido cambia de forma radical el diseño en el que se presenta. Comenzó de forma más fuerte en 2005, hasta el presente.

Web 3.0

Como había comentado más arriba, a la web 3.0 también se la conoce como web semántica, y la principal diferencia con la versión anterior es la implementación de una infraestructura común que haga que las máquinas entiendan el significado de la información que tiene una web, facilitando el trabajo de las personas, personalizando la experiencia de navegación de cada individuo, y filtrando automáticamente el contenido.

Para hacerlo posible, se sustentaría en las siguientes tecnologías: RDF (proporciona información descriptiva sobre los recursos), OWL (proporciona un lenguaje ontológicamente estructurado) y SPARQL (permite hacer búsquedas semánticas sobre los recursos web). Estas serían las que permitiría añadir información semántica a las infinitas webs que existen, de forma paulatina.

Ejemplos de Web 3.0

Al encontrarnos en un momento en el que la Web 3.0 es solo un conjunto de ideas y “buenas intenciones”, es difícil poner ejemplos que muestren lo que esta nueva versión de Internet significa, más allá de la definición y las características que hemos dado más arriba. Lo que nos hace pensar que sí que tendrá cabida en el futuro es la necesidad que encontramos actualmente de una versión de Internet más inteligente, donde las búsquedas de los usuarios sean más relevantes según cada caso, y donde se hagan con un lenguaje más cercano al natural.

La clave de todo esto es que las grandes empresas y los usuarios acepten el cambio y adopten esta nueva versión, además de convencerles de la importancia de la privacidad en este momento. Pero no es lo único, pues todavía hace falta que las tecnologías en las que se sustente este modelo maduren un poco más, haciendo el camino más fácil para todos. Solo el tiempo y los avances tecnológicos decidirán el futuro de este nuevo modelo de Internet, aunque este momento recuerda a cuando muchos se burlaban de la transición de la Web 1.0 a la 2.0, por lo que hay muchas razones para creer que este modelo se implante.

Si no puedes esperar a que esto suceda y quieres saber cuáles serán las tendencias tecnológicas que marcarán el 2022, no te pierdas nuestro artículo en el que te explicamos una por una.

Elena Canorea
Autor
Elena Canorea
Content & Copywriter

¿Ya te vas?

Suscríbete a nuestra newsletter mensual para estar al día de las últimas noticias, casos de éxito, novedades del sector y mucho más.

No mandamos spam y puedes darte de baja en cualquier momento.

Formulario de descarga

¡Gracias!