RV/RA

Biopsias guiadas con Realidad Aumentada

Plain Concepts ha desarrollado una aplicación sobre HoloLens que permite visualizar gráficamente el escáner de un paciente, sobre el que el médico pueda decidir de dónde ha de tomar la muestra en un proceso de biopsia.

El sistema provee ayuda con distintas herramientas que permiten trabajar sobre la imagen proveniente del escáner. El médico además de decidir cuál es la zona objetivo de la que tomar la muestra, puede evaluar y fijar cuál es la trayectoria adecuada para realizar el proceso de biopsia.

CLIENTE
Osakidetza
Sector
Sanidad
Servicios
Mixed Reality
Tecnología
Wave Engine
Además la aplicación desarrollada:
- Cumple con las normas DICOM especificadas por la NEMA (Asociación Nacional de Fabricantes de Electricidad).
- Es compatible con los servidores de imágenes médicas PACS.
- Transforma una prueba médica de CT en un holograma funcional.
- Permite comandos de voz para cada una de las acciones: mover, rotar, escalar, cortar planos, marcar objetivos o manejar marcadores.
- Utiliza visión artificial con la capacidad de identificar los marcadores en el paciente en el mundo real y posicionarlos en el cuerpo del paciente.
01

El reto

Un problema generalizado en la medicina, es que no se dispone de herramientas que permitan ver de forma real en 3D las imágenes médicas del paciente y tampoco se disponen de sistemas que les puedan ayudar de forma guiada en los procedimientos médicos.
02

Resultados

La prueba médica 3D es proyectada mediante hologramas sobre el cuerpo del paciente, lo que le permite entender de una forma más clara e intuitiva cómo es el cuerpo del mismo y la forma en la que ha de proceder para tomar la muestra de la forma adecuada. Además, que permite el médico tener las manos libres en todo el proceso e interactuar con la aplicación por comandos de voz.
03

Highlights

Esta tecnología permitirá ahorrar costes en la medicina, así como realizar diagnósticos más rápidos y precisos.
Las gafas mostrarán al cirujano las imágenes del interior del cuerpo proyectadas sobre el paciente real y con simples gestos de la mano o instrucciones de voz, el médico podrá manejar esas proyecciones hasta elegir el punto idóneo dónde incidir, con qué inclinación y a qué profundidad.